Skip to content

Ejemplos de marcas monolíticas

by Equipo de comunicación on

Qué son las marcas monolíticas

Una marca monolítica comprende un modelo de arquitectura de marca en el que las submarcas no tienen identidad separada de la marca madre o principal de la empresa y sirven para fortalecer a la ‘’marca matriz’’. Dicha marca comparte características de la marca matriz pero el producto o servicio tiene una propuesta de valor única y diferente.

Ventajas e inconvenientes de las marcas monolíticas

Ventajas más destacadas

La primera ventaja que podemos destacar, es la facilidad que le otorgan al nuevo producto o servicio para introducirse en el mercado. La marca matriz es la que hace de escudo de las submarcas y también es la que recibe mayor financiación e inversión. En una estrategia de marca monolítica, todas las marcas se encuentran amparadas por la marca matriz y el lanzamiento de productos y servicios permite una organización dinámica y menos costosa. 

Por otro lado, para la figura del brand manager puede resultar más cómodo de gestionar, puesto que, al manejar una marca que está vinculada a otra principal, puede mantener los mensajes unificados y la visual de la marca será similar.

Otra de las mayores ventajas de la marca monolítica es la facilidad con la que los clientes la sitúan en el mercado, ya que ésta se relaciona directamente con la marca matriz y aumenta la posibilidad de que se produzca venta cruzada entre productos de la marca principal y las submarcas.

Desventajas más destacadas

La mayor desventaja que se puede producir con el lanzamiento de la marca monolítica es que, aunque se trate de gamas completamente diferentes, el cliente la confunda con la marca matriz. A pesar de que la vinculación entre ambas marcas puede darlas a conocer a un mayor número de clientes, no se pretende que los consumidores confundan los productos y servicios de las mismas, ya que pueden apuntar a segmentos diferentes del mercado. Este tipo de lanzamiento se ejecuta con el mayor de los cuidados para dejar claro al cliente que aunque se trate de la misma empresa, son productos o servicios completamente diferentes.

Ejemplos de marcas monolíticas

El desarrollo de las marcas monolíticas es más común de lo que pensamos, grandes compañías han puesto en práctica este fenómeno a lo largo de los años y a algunas les ha resultado un éxito rotundo para su empresa. A continuación, los ejemplos de marcas monolíticas más conocidas:

FEDEX

Fedex es uno de los ejemplos icónicos de marcas monolíticas. A lo largo de los años, han realizado algunos cambios en los colores del logotipo para distinguir sus diferentes negocios, pero la marca icónica diseñada por Lindon Leader mientras trabajaba en Landor Associates, en 1994, sigue siendo la misma. Es una marca que ha sobrevivido a muchos años y transiciones en un mercado muy competitivo. 

Casi cualquier marca de coches

Las marcas de coches en general se juegan su prestigio y sus ventas en la creación de esta marca de valor, seguridad y calidad. No se pueden diluir,  deben ser como rocas a las que sus clientes se agarran. Si crean un nuevo producto, como el MINI para BMW o Smart para Mercedes, prefieren lanzar una nueva marca que no se relacione con la marca principal. El riesgo de contaminación ante un problema, fallo, o accidente es tan alto que, es mejor no vincularse directamente. Cualquier marca de coches tiene, por defecto, un posicionamiento monolítico. Dentro de la marca principal cada coche tiene su modelo para poder ser llamado, pero la marca principal es lo que predomina.

Utilities

Las empresas de energía, agua, gasolinas, etc... lo que se denomina el sector utility busca, igualmente por defecto, un posicionamiento claro y rotundo frente al cliente. Cualquier empresa de este sector buscará aglutinar el máximo de activos bajo su marca principal para crear más valor y solidez de cara a su cliente. Igualmente, la necesidad de ser la referencia y por tanto dotar de una imagen de máxima calidad hace que la marca dominante sea única.

Operadores de telefonía

Este es otro sector donde las marcas suelen tender a un posicionamiento único. Cada color y cada nombre se convierte en un territorio que se debe defender y ampliar a costa del vecino. Por tanto, la marca debe ser rotunda, única y dominante. 

Con el tiempo, ocurre algo parecido en el sector de los automóviles, donde compran otras empresas, sin embargo,  se mantienen como marcas independientes. Por lo general, si existen otras marcas es para poder ofrecer otros precios y valores diferentes al cliente alejados de la marca premium.

PYMES

Todas las pequeñas empresas, por su propia naturaleza, suelen tener una marca única. Su actividad, recursos y líneas de productos, por lo general, no permiten más desarrollos y tener una marca de valor ya cuesta bastante trabajo. La marca es la empresa y el producto. Si todo va  bien y la marca avanza según lo esperado, quizás se aventuren en nuevas iniciativas y podrán prosperar con nuevos productos y marcas.

La marca monolítica no es la mejor ni la peor estrategia. Es una más  dentro de las posibilidades que ofrece la arquitectura de marca.

como-gestionar-la-marca-el-marketing-y-la-comunicacion-de-manera-eficiente

En definitiva, es fundamental tener una arquitectura de la marca bien definida y si optamos por la estrategia de marca monolítica, nuestra empresa debe estar preparada, así como la marca matriz, para soportar la responsabilidad que eso conlleva. 

Añadir una nueva marca a la empresa puede hacer que nuestros clientes las confundan entre sí, por eso mismo, debe haber un control exhaustivo de todas las acciones de lanzamiento. 

A este respecto, es muy útil contar en tu empresa con una herramienta como el BrandCenter de Aggylon, que te permite digitalizar el uso de tu marca contando con una gestión optimizada y centralizada de todos tus assets de marca.

Si quieres saber más sobre esto, no te olvides pasar por nuestro blog, encontrarás todo lo que necesitas saber para gestionar tu marca de la forma más eficaz posible.