Skip to content

¿Cómo se gestiona, comparte y trata un logotipo?

by Equipo de comunicación on
También es muy importante que se aplique de manera consistente en todo tipo de soportes y situaciones. Una correcta implantación del mismo será clave para transmitir la imagen deseada. De nada servirá tener un manual donde digamos qué se puede hacer y qué no se puede hacer si no somos capaces de aportar materiales de calidad para producir diseños.
Para que tu logotipo siempre se reproduzca de forma correcta es esencial que tu dispongas de los artes finales perfectos y preparados para cada aplicación.
 

Como mínimo deberías tener para gestionar tu portal de marca

Logotipos en formato PDF en color (CMYK, RGB) y “blanco y negro”.
Logotipos en formato JPG en máxima calidad en diferentes tamaños. El tamaño más grande que podemos pensar en 4K y de ahí reducciones hasta que lleguemos a un tamaño firma de email.
 
 
Otros formatos tipo PNG, GIF, EPS, animación, etc… son opcionales. Evidentemente cuantos más formatos cerrados tengamos mejor ya que de esa forma cuando alguien nos pida el logotipo podremos darle el fichero exacto que tienen que utilizar.
 
 
Cuanto menos margen a la interpretación podamos dejar, mejor para todos. La idea es que la gente reciba un fichero y básicamente lo apliquen sin tener que manipular nuestro fichero.
Este trabajo de generar los ficheros en diferentes formatos es una tarea que la agencia que diseñe el logotipo deberá entregarte. Añádelo a la hoja de encargo que tengas con tu agencia para que sea un entregable que se realice al final del proceso y no sea un añadido al proyecto.
 

Compartir logotipos por internet

Para compartir tus logotipos lo básico es tener una carpeta en tu ordenador con todos estos ficheros etiquetados correctamente.
Una versión más avanzada sería tener un carpeta en Drop Box o similar para almacenar tus ficheros y poder compartirlos desde ahí.
La versión más óptima es contar con un gestor de marca como Aggylon desde donde puedes gestionar los ficheros de tu marca de una forma óptima y segura. Saber quién tiene acceso a tu marca es tan importante como tener bien definidos los formatos y calidad de los ficheros.